Cuál ha sido el aprendizaje que ha brindado el Covid-19

Actualidad

Cada hecho que ocurre en la vida, sea una buena o una mala experiencia, siempre va a ofrecer un aprendizaje, y esta pandemia que ha causado tanto daño a nivel mundial, no es la excepción a la regla.

Esta situación que está creando quizás una de las más graves crisis en el área de la salud y el aspecto económico, es una clara señal que nos recuerda que somos una sociedad, que aunque no siempre estemos de acuerdo, a veces es necesario seguir las indicaciones de instituciones y organismos, para lograr que todo funcione mejor.

Este periodo que nos ha obligado a escondernos en nuestros hogares, a limitar las muestras de afecto y que ha descontrolado las rutinas diarias ha permitido hacer algunas observaciones a nivel general.

Todos somos parte de una sociedad

Cada vez el mundo se está volviendo más competitivo, en donde nadie se detiene un momento a ayudar a otro, porque pierde tiempo y producción.

En muchas partes del mundo es muy notorio el odio, la discriminación, la xenofobia. Y un virus tan diminuto ha llegado a recordar, que sin importar la condición social, la cantidad de dinero, el gran intelecto, si es residente de un país, las posibilidades de contagio son las mismas.

Hay que recordar que todos somos vulnerables, y que necesitamos de otras personas. No somos una sociedad de seres individualistas, porque la mejor manera de sobrellevar este virus, es la solidaridad entre todos.

Un poco de empatía

Hay muchas quejas respecto a lo que es vivir en confinamiento, quizás esto permita el desarrollo de la empatía, porque existen muchas personas con discapacidades, para quienes el confinamiento es su ritmo de vida normal, y sin embargo, pocos son los que se detienen para saber cómo están o si es posible ayudarles en algo.

Pero, apartando esto, también se presenta otra situación. Hay muchos trabajadores que tienen una familia esperando por ellos en sus hogares, y tienen que salir a trabajar, con el gran riesgo de ser un contagiado más.

Algunos ejemplos de estos trabajadores de los centros de salud, quienes trabajan de manera incansable para intentar mantener con vida a los pacientes. También están los diferentes cuerpos de seguridad, quienes han intentado mantener la sociedad bajo control.

Y por supuesto, esos miles de empleados que se encargan de mantener higiénicos los centros de salud, también quienes despachan en esos centros donde puedes dirigirte para abastecerte de los artículos que tú y tu familia necesitan.

La lista de personas que están prestando sus servicios para que te mantengas resguardado en tu casa junto a tu familia, es bastante larga, sólo necesitas mirar por tu ventana y apreciar todo lo que ellos están haciendo, en lugar de estar resguardados por su salud y la de su familia.

Detectar las debilidades en los sistemas

Es un buen momento para observar todo aquello que no ha funcionado de manera correcta, como lo haría un cerrajero cuando quieres reforzar la seguridad de tu hogar, y comenzar a hacer planes para los cambios necesarios.

Como el caso del Sistema Público Sociosanitario, porque no es posible que la vida de una persona dependa de su capacidad económica, o que influya el hecho de ser residente o inmigrante.

Todos somos vulnerables, es necesario cambiar el afán del deseo de mercantilizar todo y promover la solidaridad y conciencia colectiva.